“El último cornario”, por Enrique Bardo